El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, celebró este lunes su cumpleaños 81 en la Casa Blanca, encabezando la tradicional ceremonia de perdonarle la vida a dos pavos antes del Día de Acción de Gracias, uno de las feriados más importantes del país. En el acto, Biden se permitió varias bromas sobre su avanzada edad, en momentos en que sondeos muestran que su ancianidad podría jugar en contra de sus aspiraciones de ser reelecto en 2024 y terminar un eventual segundo mandato presidencial con más de 86 años.

“Como muchos de ustedes saben, es difícil cumplir 60”, dijo en ese tono el presidente demócrata antes de perdonar a dos pavos, el plato central de la celebración familiar de Acción de Gracias, que se celebra el próximo jueves 23. “Este es el aniversario número 76 de este evento. Quiero que sepan que yo no estaba ahí, y que era demasiado chico como para inventarlo”, agregó. Esta es la tercera vez que Biden perdona un par de pavos en preparación para la temporada navideña, continuando la tradición presidencial que comenzó en 1947 cuando la Federación Nacional del Pavo presentó un pavo al presidente Harry Truman.

El presidente de mayor edad

Biden se convirtió en 2021 en el presidente de más edad en sentarse en el Despacho Oval. El líder demócrata, exvicepresidente y senador confirmó en abril que buscará su reelección en los comicios de noviembre de 2024, y, en caso de lograrlo, cerraría su segundo período presidencial con 86 años y rompería el récord que él mismo había instaurado. Tres de cada cuatro estadounidenses coinciden en que es demasiado mayor para seguir cuatro años más en la Casa Blanca, según un sondeo publicado en septiembre por el diario The Washington Post y la cadena ABC News.

Biden, consciente de que el debate está sobre la mesa, ha recurrido a la ironía en varias de sus declaraciones públicas, como cuando en septiembre afirmó: “En los 800 años que llevo, nunca he sido más optimista sobre el futuro del país”. “Sé que tengo 198 años”, dijo en junio en otro acto, en un intento por llevarse a su terreno lo que podría ser un lastre.

Tanto él como su entorno han tratado además de resaltar que la edad implica también experiencia, de hecho, Biden llegó a Washington como senador hace ya 50 años. “Una de las cosas que vienen con la edad, por suerte, es la sabiduría”, señaló el presidente en otra de sus alusiones a este tema. A su favor juega que se mueve en un entorno político marcadamente envejecido.

Su principal rival de cara a las elecciones de 2024, el republicano Donald Trump, cumplió en junio 77 años, aunque el magnate no ha dudado en burlarse públicamente de la edad de Biden y de poner en duda su capacidad para seguir en el poder. Un 50% de los estadounidenses creen que también Trump es demasiado mayor.



Fuente-Página/12